¡Cuidado! El Ejercicio Puede Provocar Problemas De Infertilidad

Todos conocemos la historia de Ricitos de oro, una niña sola en el bosque que entra a una cabaña en donde hay tres cosas de cada objeto.

Entrando en la cocina, ella descubre tres tazones de avena uno con muy poca, otro hasta la mitad y el ultimo muy lleno.

Sabía usted que el ejercicio puede entrar en cualquiera de estas tres categorías y sobre todo cuando se trata de concebir.

En este artículo hablaremos sobre como el ejercicio puede ayudarte o inclusive perjudicarte a la hora de quedar embarazada.

Poco ejercicio

Mantener un peso corporal saludable es importante para los hombres y las mujeres, no sólo porque mejora su salud en general, sino también por la forma en que ayuda a alejar el exceso de peso mejorando la fertilidad.

Las mujeres que son obesas a menudo experimentan mayores niveles de estrógeno, provocando un desequilibrio hormonal y provocando un aumento en los niveles de insulina. Cuando esto sucede, su ovulación puede salir afectada, o en algunas ocasiones pararse por completo.

Para los hombres, que sufren de sobrepeso pueden sufrir de infertilidad en un 50 por ciento más que los que no tienen sobrepeso.

Ese peso adicional aumenta los niveles de estrógeno en los hombres, lo que lleva a la reducción del número de espermatozoides y la calidad de los mismos.

Además de eso, muchos hombres tienden a experimentar un aumento de temperatura en su región pélvica y ese calor excesivo puede reducir aún más la calidad de los espermatozoides.

Es evidente que una rutina de ejercicio regular puede ayudar a mantener los problemas de peso alejados de tu vida, además de eso el ejercicio es muy beneficioso cuando se trata de reducir el estrés y regular las hormonas.

Los altos niveles de estrés aumentan la producción de una hormona llamada cortisol, que a su vez puede causar todo un desequilibrio hormonal en nuestro cuerpo, causando problemas con la ovulación de muchas mujeres.

El ejercicio regular ayuda a el cuerpo a liberar endorfinas, estas endorfinas ayudan a mantener a raya el estrés. Cuando hacemos poco o nada de ejercicio tanto hombres como mujeres, somos más propensos a experimentar problemas de sobrepeso y estrés, provocando así problemas de infertilidad.

Mucho ejercicio

Mantener un peso corporal saludable no significa simplemente mantenerse delgada. De hecho, cuando el número en la escala desciende demasiado, las parejas pueden experimentar casi la misma cantidad de problemas de infertilidad  que aquellas que tiene problemas de sobrepeso.

Las mujeres que son demasiado delgadas a menudo tienen problemas con su ovulación y con la reducción del estrógeno, lo que conllevaría a tener un ciclo menstrual descontrolado.

El exceso de ejercicio puede dar lugar a resultados similares, incluso cuando una persona parece tener un peso saludable.

Rutinas de ejercicios extenuantes pueden provocar en la mujer una reducción en su d producción de progesterona, por lo que es casi imposible que un embrión se implante correctamente.

Para los hombres, la falta de peso puede producir una disminución de sus espermatozoides y su calidad, así como el exceso de ejercicio puede aumentar la temperatura que rodea los testículos, haciendo que muchos de los problemas que sufre alguien con sobre peso también los tengan ellos.

Aunque el ejercicio es esencial para mantener un peso corporal saludable y permitir que el cuerpo funcione de manera óptima, demasiado ejercicio no estan bueno como parece.

El ejercicio justo

Entonces, ¿cuál es la cantidad ideal de ejercicio que debe practicar un hombre o una mujer que desea tener un hijo?

Si bien no existe una respuesta probada y verdadera para esto, estudios han demostrado que 30 minutos de actividad física cuatro días a la semana, pueden ser el punto perfecto para terminar con los problemas de infertilidad sin experimentar los efectos negativos del sobre entrenamiento.

Para los hombres y las mujeres que ya están activos y en forma, seguir una rutina un poco menos agotadora les puede ser muy benéfica.

Se sugiere que las personas que hacen ejercicio más de 7 horas a la semana deben considerar recortar esas horas, y si practican ejercicios de alto rendimiento sustituirlos por actividades un poco más suaves como el yoga o caminatas.

Si usted ya tiene una rutina de ejercicio establecida, no es necesario que la cambie, antes de tomar cualquier decisión consulte a su médico esa siempre será la mejor opción.